viernes, 20 de febrero de 2015

BLOQUEAR UNA LABOR

Cuando tejes con fibras naturales puedes someter cada pieza a un proceso de bloqueo con agua o con vapor. Esta labor permitirá que cada una de las partes de la prenda tenga la forma y el tamaño adecuado de acuerdo a la muestra, que la tensión de cada fila se empareje y la textura se vea y se sienta bien al tacto.

Bloquear consiste en estirar una prenda tejida con el fin de darle forma y consistencia. Se realiza sobre todo en prendas tejidas con dibujos, calados o trenzas, y ayuda a dar forma y sacar partido al trabajo realizado en la misma. Es imprescindible en prendas caladas porque al someterlas a este proceso de estiramiento ayuda a que el diseño se vea con más claridad.
veces. Pero vale la pena, de verdad. Cuando por fin retiras el último alfiler y ves lo maravillosamente proporcionada que ha quedado tu prenda te alegras de haber hecho el esfuerzo.
Es importante bloquear las piezas de un patrón antes de unirlas. No solo nos facilita enormemente la confección de las piezas, sino que también nos da una idea más clara de las dimensiones finales de la prenda terminada.
También ayuda a agrandar ligeramente algunas prendas que han quedado algo cortas durante el proceso, especialmente prendas de lana y otras fibras animales.
Antes de empezar debemos escoger bien el lugar donde bloquearemos nuestra prenda. Necesitaremos un lugar ventilado donde pueda permanecer durante horas sin que nadie la toque. Tenlo en cuenta si tienes mascotas o niños pequeños.
Existen tres tipos básicos de bloqueo:
Bloqueo en mojado
Se realiza con la prenda mojada previamente, y es ideal para prendas grandes que no requieran mucha manipulación Se utiliza sobre todo para prendas de fibras sintéticas pero también para lana y otras fibras naturales, aunque conviene recordar que la lana puede afieltrarse si se la manipula en exceso mientras está mojada.
Remojaremos la prenda en agua tibia unos minutos y le escurriremos bien toda el agua que podamos, ayudándonos de toallas que absorberán el exceso de agua. Estiraremos la prenda sobre la superficie de bloqueo y la estiraremos hasta alcanzar las medidas requeridas por el patrón, ayudándonos de cinta métrica y alfileres si fuera preciso.
A tener en cuenta: Lee las especificaciones de lavado de tu lana antes de bloquear la prenda. Puede que tu lana no admita agua caliente, o que directamente necesite limpieza en seco. Te ahorrará sorpresas.
Bloqueo con vapor
Se usa especialmente cuando bloqueas piezas para la posterior confección de la prenda. Estira y da forma a los bordes de la labor, y los prepara para ser unidos con más facilidad. Es una buena opción para fibras que retengan mucha agua y pierdan la forma con facilidad cuando se mojan, como el algodón y sus mezclas.
No es conveniente usar este método en prendas sensibles al calor o en fibras de alto contenido sintético porque el calor destruye estas fibras.
Algunas personas estiran la prenda primero y luego la exponen al vapor para fijar la forma. Otras humedecen ligeramente la prenda con agua tibia antes de estirarla, preparando y relajando las fibras para que el estirado sea más fácil. Te sugiero que pruebes ambos y uses el método que mejor resultado te de.
La prenda se humedece previamente, se cubre con un pañuelo de algodón húmedo y se expone al chorro de vapor de la plancha para posteriormente darle forma con ayuda de alfileres si fuera preciso.
A tener en cuenta: Bloquear con vapor no es igual a planchar con vapor. Me explico, la prenda no se plancha, simplemente se expone al chorro de vapor de la plancha. Al exponer la prenda al vapor las fibras se relajan y es más sencillo estirarla. Ten cuidado, el vapor quema.
Bloqueo con Spray.
Es el más sencillo de todos. Se usa sobre todo en prendas caladas y vaporosas que tienden a secarse con facilidad mientras trabajas, y en general para todo tipo de fibras delicadas, especialmente las de grosor fino. Ante la duda usa este método.
Para este método usaremos una botella de spray rellenada de agua tibia. Algunas personas mezclan un pequeño porcentaje de almidón disuelto en el agua, pero no es indispensable. Rociaremos la prenda con el spray mientras la estiramos pero sin pasarnos. Debe estar húmeda, no empapada. Repetir la operación cuantas veces creamos necesario hasta que nuestra prenda esté completamente estirada. Dejar secar completamente antes de retirar los alfileres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada